General

Guaguas de Pan y Chicha Morada

Puesto de Guaguas

Nos quedamos también con una tradición muy extendida por las zonas andinas de América del Sur, especialmente en Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador y la parte norte de Argentina. Llega el Día de los Difuntos y el momento de preparar las Guagas de Pan.

Ya hemos visto cómo los alimentos resultan fundamentales en esta celebración y, en especial, los dulces, pasteles, caramelos… todo lo que tenga que ver con la repostería, al ser en realidad un fiesta familiar, con pequeños y grandes, se buscan sabores suaves y recetas muy caseras.

Las Guaguas de Pan son en realidad otro tipo de Pan de Muerto, más localizado en las áreas que ya hemos mencionado y que además sirven para acompañar a la Chica Morada peruana. De hecho, en muchos cementerios también se usan las dos recetas para dejar ofrendas a los muertos.

Chicha y wawa en una tumba

Las Guaguas, también denominadas Wawas o Tantawawas (Bolivia), son panes de harina de trigo, modelados con la forma de un niño pequeño. Aunque ese es el aspecto tradicional de este pan, que a veces va relleno de dulce, en la actualidad también es preparado con forma de distintos animalitos: perritos, pájaros, peces…

La Chicha Morada peruana o Colada Morada para los ecuatorianos, forma parte de este rito ancestral de respeto a los difuntos. La bebida se prepara en una colación de maíz morado, cáscara de piña y trozos de membrillo. Adicionalmente y dependiendo de las zonas se le agrega canela, clavos, frutillas y naranjas. En cualquier caso, parte de su encanto reside en la cantidad de azúcar con la que se condimente y la fruta y limones picados.

Ojalá todas las tradiciones estuvieran tan deliciosas.

Fotografías de Cocal, PezMico, lumierfl, miro ramarun.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario