Francia

Saint-Sulpice, de las iglesias más famosas de París

Iglesia de Saint Sulpice 1
Saint-Sulpice es una iglesia católica que se encuentra en la ciudad de París, capital de Francia, y que es la segunda en tamaño de toda ella, además de tener un gran valor arquitectónico. Aunque esta iglesia ha sido reconocida desde su construcción por su belleza y su tamaño últimamente más turistas llegan hasta ella debido a que es uno de los sitios nombrados en el famoso libro “El Código Da Vinci“.

Esta iglesia fue construida en varias etapas como reemplazo de un pequeño templo gótico que existía en este mismo sitio, y se empezó a edificar a mediados del siglo diecisiete, en el año de 1646, y fue finalizada aproximadamente un siglo después, en 1745. La fachada occidental fue diseñada por el arquitecto Giovanni Servadoni de Florencia y la torre norte por Chalgrain, así como la decoración de las capillas que están debajo de la torres.
Iglesia de Saint Sulpice 2
La Iglesia de Saint-Sulpice es la segunda más grande de París y su fachada es de estilo Barroco y tiene una apariencia desigual, lo que se debe principalmente a que la torre sur nunca fue terminada y alcanza los 68 metros de altura, mientras que la norte tiene 73. En su exterior se pueden ver algunos detalles de estilo italiano, que para muchos recuerda en algo al Coliseo Romano.

En el interior uno de los puntos más visitados por los turistas es en donde se encuentran las pinturas al fresco de Delacroix, que fueron hechos en la segunda mitad del siglo diecinueve y que están en la parte derecha de la entrada, incluyendo escenas como la de Jacob luchando con el ángel y San Miguel en su victoria contra el mal. También vale la pena ver la Capilla de la Madonna de Servandoni, en donde hay una hermosa estatua de la virgen.

El órgano de esta iglesia, que fue hecho en el año de 1781, es uno de los más grandes de todo el mundo con 6.588 tubos y que ha sido tocado por músicos de importancia como Charles-Mari Widor y Marcel Dupré. Hasta el día de hoy se hacen conciertos musicales utilizándolo y está ubicado en la parte occidental del templo, siendo también conocido porque allí sucede una violenta escena en el libro.

Los visitantes que llegan hasta allí por la obra literaria de Dan Brown se interesan por la línea del meridiano o gnomon, que es una línea delgada hecha de cobre que es usada como punto de referencia en la búsqueda del Santo Grial. Esta línea, que es un instrumento astronómico del siglo dieciocho, va por toda la nave y llega hasta el obelisco junto a la estatua de San Pedro, siendo tocada por la luz del sol durante varias épocas importantes del año como los equinoccios.

Fotografías de Mbzt, Cezary Piwowarski, Lukke, ignis.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Un comentario, responde o deja uno tú también

Deja un comentario