Camboya

Adiós a las Sombras del Teatro Camboyano

Teatro de Sombras

Una de las artes escénicas más antiguas del sudeste asiático y una técnica milenaria del teatro mundial está a punto de extinguirse ante la falta de atención por parte del público. Se trata del Teatro de Sombras de Camboya, una técnica ancestral basada en el relato de historias mitológicas, a través de marionetas y sombras.

Durante los últimos años ha sido el turismo el encargado de mantener los pocos espectáculos que aún sobreviven en el país. Sin embargo la tradición necesita un poco más de consideración, sobre todo por parte de un público y unas autoridades que están permitiendo que un hito de la cultura camboyana languidezca casi sin remedio.

El que en otros tiempo fuera el “rito real” por excelencia, descendió los peldaños de los antiguos palacios de Camboya para acercarse a un pueblo que lo recibió como la forma sublime de comunicarse con los dioses. Entronca a la nueva Camboya directamente con el antiguo Imperio de Angkor.

Arte escénica milenaria

Cuenta la tradición que doce siglos atrás, un sirviente del emperador limpiaba una alfombra a la luz de las velas. El tapiz estaba agujereado y el criado quedó hechizado por la belleza de las sombras proyectadas sobre la pared. Su fascinación le llevó a dibujar las figuras del poema épico “Reamker”, que ha sido representado hasta nuestro días por los artistas del teatro tradicional camboyano.

Bailarines, figuras de cuero, marionetas… todos han quedado relegados a sólo dos escenarios en todo el país –el Siem Reap y el Phnom Penh– y al dinero que quiera gastar el turista, que también prefiere otros espectáculos más coloristas. El pueblo camboyano no puede hacer nada. Ni siquiera disponen de las monedas necesarias para pagarse la entrada, por lo que los artistas realizan gratis las funciones para el público del país.

Fotografías de Alexandre Paris
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario