Australia

Fraser Island a pie

120 kilómetros de playa

Te espera una buena caminata, pero no existe modo más hermoso de exprimir todo el atractivo de Fraser Island, un arenal en la costa sur de Queensland, con 123 kilómetros de largo y casi 28 de ancho en su punto más dilatado. El caminante debe tener en cuenta que incluso cuando la marea está baja y deja al descubierto una playa de hasta cien metros de ancho, el recorrido no está exento de peligros y que las rocas y el cruce de algunos arroyos deben ser objeto de mayor atención.

Fraser Island está gestionada por el servicio de Parques y Fauna de Queensland, ya que forma parte del Parque Nacional Gran Arenosa, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Moheno

La razón para que fuese elegido estriba en el poder de su biodiversidad, que contiene desde espectaculares bosques subtropicales hasta inmensos arenales que nunca terminan o la variedad existente entre las diáfanas aguas de los ríos y lagos de agua dulce y la extraordinaria estampa de sus maravillosas playas.

La fauna también explosiona en un arco variado en el que viven más de 200 especies de aves, una enorme cantidad de reptiles y hasta ballenas migratorias; ah y los dingos, en su variedad más auténtica ya que no se han cruzado en exceso con perros domésticos.

La forma más sencilla de recorrer este espacio natural es  sobre un todo terreno, aunque tampoco es para lanzar cohetes, ya que no resulta difícil que se queden encallados en los arenales. El camino a pie no decepcionará al viajero, que podrá admirar todas las beleidades de la zona, incluido el Moheno, un barco hospital que quedó varado cuando iba camino del desguace; o los imponentes acantilados conocidos como “las Catedrales”.

Fotografías de Brant Arthur, Eduardo M.C., TomasB, peterjoel1.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario