Rumania

Târgu Jiu y sus monumentos de guerra


Târgu Jiu es una ciudad que es la capital del condado de Gorj, en la región de Oltenia, en el suroccidente de Rumania. Esta ciudad nació como un asentamiento romano y está en las laderas de las montañas Carpathian, y en las orillas del río Jiu; e históricamente ha tenido una gran importancia por su ubicación estratégica y que le ha brindado los aspectos culturales que se pueden encontrar en ella hasta el día de hoy.

Esta población no tiene un aeropuerto local, por lo que se puede llegar a los de Sibiu, a un poco más de doscientos kilómetros, y a los dos de Bucarest, que están a unos 250 kilómetros, y desde los que se pueden tomar conexiones de autobuses. Y también se puede llegar en autobús no sólo desde Bucarest y Sibiu, sino también desde destinos como Alba Lulia, Cluj Napoca y Horezu, entre muchos otros.

Uno de los sitios que se pueden visitar en Târgu Jiu es en la parte del valle del río Jiu, en donde se presentaron batallas durante las dos Guerras Mundiales, y que en la actualidad tiene tres esculturas en memoria de los 8.500 soldados rumanos que murieron defendiendo este lugar. Una de ellas es la mesa del silencio, que está hecha de piedra caliza tiene doce sillas y una mesa, la puerta del Beso que está hecha de mármol, y la Columna interminable, que tiene diecisiete módulos que forman una columna de 30 metros de altura.

Esta ciudad al ser la capital del condado tiene una gran variedad de edificaciones gubernamentales y culturales que vale la pena visitar, que tienen una arquitectura de gran belleza y de diferentes estilos. Además en los alrededores se pueden visitar hermosas colinas y unos paisajes de montaña perfectos para hacer un poco de senderismo, y así llegar a algunos de los monasterios y spas que quedan en ellos.

Fotografías de Coco_ro, Andrei Stroe.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Deja un comentario