República Dominicana

Juan Dolio, resort turístico en República Dominicana


A sólo unos treinta minutos en automóvil desde la ciudad de Santo Domingo, puedes encontrar a la ciudad de Juan Dolio, con sus más de veinte kilómetros de línea de costa, en el sur de República Dominicana. Este lugar en unas pocas décadas se ha convertido en todo un paraíso a las orillas del Océano, en donde se pueden ver desde edificaciones con un aire un poco más histórico, hasta villas nuevas, pasando por espacios naturales envidiables.

Desde hace sólo algunos años en este lugar se empezaron a construir resorts turísticos para todas las personas que llegaban a esta parte del Caribe. Una de las mejores características de este sitio y que es la que principalmente atrae a tantos visitantes de diferentes partes de la isla y del extranjero, son sus playas, que son muy extensas y tienen unas arenas finas de color amarillo.

Pero allí no sólo son bienvenidos los turistas que quieren disfrutar de unos buenos días de sol y playa, sino también los que son amantes del Golf. Y esto porque allí se encuentra uno de los mejores campos de esta parte del mundo que fue diseñado por el arquitecto ganador de varios premios internacionales, Charles Ankrom, que ofrece una buena variedad de retos para todos los niveles de jugadores.

Y las actividades que se pueden realizar al aire libre en esta población de Juan Dolio incluyen algunas que son similares a otras poblaciones de esta país, pero que igual valen la pena, como son montar a caballo por los campos naturales de los alrededores, natación en diversas partes del mar, pesca en mar abierto, surfing y windsurf, entre muchos otros. Además todo este lugar tiene unas facilidades espectaculares para sus visitantes.

Fotografías de Luigi Crespo./p>

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Un comentario, responde o deja uno tú también

Deja un comentario