República Dominicana

Fortaleza Ozama, la más antigua de América


La Fortaleza Ozama es la fortaleza más antigua de todo el continente americano y se puede visitar fácilmente en la ciudad de Santo Domingo, capital de República Dominicana. Este monumento histórico, que está en una de las partes más antiguas de esta ciudad, fue construido durante la época de la colonia española, ya que data de principios del siglo dieciséis, entre los años 1502 y 1508, como aseguran los expertos.

Esta fortaleza tiene este nombre porque está ubicada en las orillas del río Ozama, que es una palabra que en taíno significa pantano o aguas navegables, y tiene la gran distinción de que nunca fue tomada por la fuerza ni utilizando las armas, lo que es de destacar considerando la cantidad de presencia militar que a través de los siglos pasó por este país, por lo que está casi intacta desde su construcción.

Al entrar a esta fortaleza los visitantes pueden ver el lugar del arsenal, que en su parte exterior parece una iglesia y que fue hecha así para engañar a los piratas. Todas las murallas que tiene este complejo son muy gruesas, como de tres metros, exceptuando la que está dando hacia el río, que sólo tiene un metro, y fue hecha así para que si algún día había una explosión, que fuera hacia el río y así los daños no fueran muchos.

A primera vista este lugar parece un castillo y lo primero que se puede ver es su torre, que es la más importante y que tuvo que ser reconstruida fiel a su diseño original por su deterioro. Esta torre era llamada la torre de vigilancia, porque desde allí se podía ver la desembocadura del río Ozama y esta parte del Océano Atlántico. Dar una vuelta por este lugar lleva a los visitantes a otras épocas, cuando los españoles aún estaban en esta isla.

Fotografías de Daquella manera, jabbusch, puroticorico.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Deja un comentario