República Checa

Una cerveza en U Fleku

Entrada a U Fleku

Si vas a Praga y  no visitas U Fleku, por muy extraño que te parezca, regresarás del viaje sin haber conocido una de las partes más bulliciosas y entrañables de tu periplo. Así que lo mejor será que prestes atención, sobre todo si te gusta divertirte y un buen trago de cerveza.

U Fleku es la fábrica de cerveza y cervecería más antigua de Praga y uno de los comercios más añejos de toda Europa, ojo al dato, porque este dato es importante. Tiene su actividad acreditada desde 1499 y, desde entonces, prácticamente se conserva igual, lo que dota al local de un encanto muy especial.

Mezcla de edades y nacionalidades

El local está preparado para albergar a 1200 personas, pero uno no se da cuenta de eso, porque el espacio está distribuido en cinco o seis salas enormes, con mesas y bancos comunes, muy propicios para hacer amigos. Por poco más de un par de euros y menos de tres dólares, podemos degustar una fabulosa pinta, mientras disfrutamos de la música de unos simpáticos maestros locales.

Dicen que aquí se encuentra el orígen de la Budweiser y no en América, lo cierto es que ellos siguen fabricando una cerveza negra, 100% natural, con un sabor un tanto amargo y que ni siquiera embotellan. Además, sólo podrás degustarla en el U Fleku, porque no la venden a terceros.

Mucho ojito con el licorcito típico que te sirven que, si bien hay que probarlo, el precio se dispara y uno puede acabar cantando con los de la orquesta. Pero a cambio tenemos una comida contundente, donde es típico el gulash, aunque todo el mundo dice que no es muy bueno, pero es tradicional comerlo. Es un momento para divertirse.

Fotografías de georgealvolante, protion9, Stefano Pertusati, Bruce Tuten, Alberto Ferrante.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario