Brasil

Qué ver en las sedes del Mundial de Brasil: Brasilia 2014

Brasilia 2014

Brasilia ha sido noticia durante los últimos días debido a las manifestaciones en protesta contra el inmenso gasto que ha supuesto la organización del Mundial de Fútbol de Brasil. Resulta comprensible que en un país con enormes brechas sociales y una contundente bolsa de pobreza, el mínimo indicio de sensibilidad te impulse a alzar la voz contra esta situación. Al margen de ello, hemos de decir que el carácter de los brasilienses es abierto y amable y que podremos disfrutar de una ciudad que fue concebida exclusivamente para ser capital de Brasil.

Su diseño se realizó en la década de los 50 del siglo pasado y los mejores arquitectos del mundo dieron a la ciudad un trazado que la convierten en sí misma en una auténtica obra de arte. De hecho, Brasilia es la única capital del mundo, construida en el siglo XX, que está incluida en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Brasilia 2014

Resulta difícil escoger entre los muchos edificios que componen el legado del sueño de Oscar Niemeyer, por lo que vagar por las calles de la ciudad nos van a dar muchos gustos, sobre todo si eres amante de la arquitectura. Desde luego no podemos dejar de ver el Palacio de Panalto, el Congreso Nacional o el Palacio de Alvorada, como tampoco debemos perdernos la Catedral Metropolitana.

En cuanto a los espacios naturales, la ciudad es un paraíso para el ecoturismo. Diseñada con estructuras naturales que debían contrarrestar las condiciones ambientales de un paraje desértico, en la guía de Brasilia 2014 hemos de reservar espacio para visitar el Parque da Cidade, el mayor parque urbano del planeta.

Fotografías de illuminaut, matiasromero, Andréia, jvc, vanderley alves.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario