Sudáfrica

El Desierto de Richtersveld

Parque Desértico de Richtersveld

Hoy me siento ante mi portátil para cumplir con mi rutina bloguera y siento tanto calor… Respiro ese aire caliente y miro por la ventana esa naturaleza asfixiada del verano de la campiña francesa. Veo la maleza de mi bosque palideciendo bajo el sol, muriendo de agotamiento, sin la frescura del agua que, hasta hace pocos días, ha caído de manera pródiga y abundante. Los girasoles están más que muertos y los campos resecos… Eso en tan solo unos días de calor intenso.

Mi mente viaja rápidamente hacia el Desierto de Richtersveld, casi al final del mapa de África, y me maravillo aún más cuando pienso que ese espectacular paisaje soporta días veraniegos de más de 50 grados centígrados y que allí, la misma naturaleza ha tenido que ingeniárselas para no sucumbir a la bestialidad del clima.

Como resultado de millones de años de inquebrantable empecinamiento adaptativo, Richtersveld se ha convertido en una explosión de vida endémica y absolutamente especializada en aprovechar y conservar hasta la última gota de humedad.

Plantas con vellosidad

El caso es que aparentemente nos encontramos ante un desierto implacable y el ojo poco interesado apenas destacaría nada, excepto una inmensa extensión árida y seca, sin más vida que la tierra caliente. Sin embargo, a poco que nos interesemos, se abrirá ante nosotros un paisaje intenso y que late bajo las más extrañas apariencias para conseguir la supervivencia.

Árboles con “vejigas”, que almacenan el agua y la racionan para épocas de vacas flacas; vegetales con vellos pegajosos que sirven para capturar la arena y evitar así que el sol implacable los abrase; plantas con imposibles microtrazados que conducen el agua del rocío hasta sus propias raíces…

La lluvia allí es un evento raro y la adaptación al clima le ha valido al Paisaje cultural y botánico de Richtersveld su registro en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Y yo, por un poco de calor francés, me abraso en el “desierto” de Roquecourbe… no somos nadie.

Fotografías de oso, Zadi Diaz, lekkersing, christiaanferreira.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario