Samoa

Vivir boca abajo

Casa al revés

Una casa al revés se ha convertido en la principal atracción turística de Moscú. La casa rusa ha sido instalada en uno de los principales centros de exposiciones de la antigua capital soviética y ha resultado ser todo un exitazo de público.

Lo primero que llama la atención es el pico de su techo a dos aguas clavado sobre la nieve del frío invierno moscovita. Una vez dentro, la casa al revés dispone de dos plantas con dormitorio, habitación para niños, cuarto de baño, salón y comedor. Todo está al revés, desde los muebles hasta la comida de los platos.

Casa al revés

Los visitantes coinciden en que lo primero que experimentan al entrar es una extraña sensación de vértigo y salen impresionados por la original experiencia. Sin embargo, la idea no es tan original y de hecho su autor, el empresario Alexánder Donskói, confiesa haber copiado la iniciativa de una casa al revés que vio en uno de sus muchos viajes.

Y así es, porque el mundo, aunque parezca mentira, está lleno de casas invertidas. Mallorca, Lille, Wisconsin, California, la alemana Rügen o Kota Kinabalu de Malaysia, cuentan con sus propias casas al revés. Unas son simples caprichos, otras parques de atracciones y hasta grandes almacenes; el caso es vivir boca abajo.

Fotografías de Fryncita, sarahstierch, aaronmjr, सचिन, oldandsolo, quinet y Slideshow Bruce.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario