Mongolia

Tsetserleg, una de las ciudades más amigables de Mongolia

Tsetserleg

Tsetserleg vista desde lo alto. Foto tomada por xfce

Tsetserleg es la capital de la provincia de Arhangay en Mongolia y se encuentra ubicada en la parte oriental de las montañas Jangai, a unos cuatrocientos kilómetros al suroccidente de Ulán Bator, la capital del país. Este lugar tiene una población de aproximadamente 20.000 habitantes y los turistas en general piensan que esta es la capital mongola más apacible de todas.

Para llegar allí se puede tomar un vuelo de Aero Mongolia que sale varias veces a la semana desde Ulán Bator. Además autobuses para Tsetserleg dejan la estación de Dragón en la capital mongola a las ocho de la mañana los lunes, miércoles, viernes y sábado, y el viaje dura al menos diez horas y los tiquetes deben ser comprados con antelación. También hay microbuses, pero son muy incómodos porque los conductores intentan meter allí tantos pasajeros como sea posible.

Tsetserleg

Monasterio en Tsetserleg. Foto tomada por He-ba-mue

Esta ciudad no es muy grande y el centro de la ciudad y la mayoría de los hoteles se encuentran a una distancia de las atracciones principales que es posible recorrer caminando. Pero si los turistas no desean caminar estos pequeños recorridos pueden tomar un automóvil o un taxi, que se consigue fácilmente estando de pie al lado de un camino principal y sacando la mano.

Tsetserleg tiene varias atracciones principales como son el Monasterio Buyandelgeruulekh que es el monasterio principal de esta ciudad, el Monasterios Zayain Khüree que ha sido convertido en un museo y el Museo Aimag. Allí se recomienda ir a una presentación de ópera en el teatro del pueblo e intentar quedarse con una familia de pastores en su casa, lo que puede ser arreglado en el Café Fairfield y la Casa de Invitados.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Deja un comentario