Italia

Los templos de la Iglesia de San Clemente


La Basílica de San Clemente, que también es conocida como la di San Clemente al Laterano, es una basílica menor Católica Romana que está dedicada al Papa Clemente I y que está ubicada en Roma, Italia. Esta iglesia tiene un hermoso interior en el que se pueden ver varias capas dependiendo de la temporada en la que fue construida, teniendo unas partes muy antiguas y que son atractivas para los turistas.

Esta iglesia es reconocida por sus tres capas históricas, porque la basílica del siglo decimosegundo que se ve en la actualidad fue construida sobre una iglesia muy bien conservada del siglo cuarto que a su vez fue hecha justo al lado de un templo del siglo tercero. Con el tiquete de entrada a este sitio, los visitantes tienen la oportunidad de explorar tanto el templo actual como las excavaciones.

La principal Iglesia de San Clemente es una de las más hermosas en cuanto a decoración en toda Roma, datando la mayoría de sus detalles del siglo decimosegundo, y en la que se puede ver principalmente un mosaico de color dorado y bronce que tiene un crucifijo en el centro y que tiene a sus alrededores varios árboles de vid, que representan el Árbol de la Vida.

Bajando de la iglesia principal se llega al interior de la que data del siglo cuarto, pero que tiene unas pinturas al fresco, muchas de las cuales se están ya desvaneciendo, que datan de los siglos sexto, octavo y noveno, que muestran varias escenas del Nuevo Testamento. Después se puede pasar al templo del siglo tercero que muestra un estilo más romano y en el que se puede escuchar una corriente de agua, que es un manantial que va por un acueducto del siglo primero que fue construido por los romanos.

Fotografías de cristianocani, Juan de Dios Santander Vela, Sixtus, Ulrich Mayring, Ice Boy Tell.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Deja un comentario