Holanda

Visitas al Campo de Concentración de Westerbrok


El Campo de Concentración de Westerbrok solía ser un campo de tránsito y detención, además de un refugio Nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Este lugar está en la ciudad de Hooghalen, en la provincia de Drenthe, en el nororiente de los Países Bajos, teniendo como objetivo principal reunir y mantener a los judíos y a los gitanos que después serían transportados a otros campos de concentración Nazi.

Irónicamente este lugar fue construido en el año de 1939 por el gobierno neerlandés como un campo de refugio, llamándolo Centraal Vluchtenlingenkamp Westerbork, financiado por los judíos holandeses para refugiar los que llegaban escapando desde la Alemania Nazi. Sin embargo, durante la segunda Guerra Mundial, los Nazis tomaron este campo y lo convirtieron en un campo de deportación, y desde allí fueron enviados más de 100.000 judíos holandeses y 5.000 judíos alemanes hacia Polonia.

El Campo de Westerbrok no era un campo de concentración como otros reconocidos de aquellos tiempos, sino que allí existía una clase de organización social creada por los Nazis para mantener a los internos lo más en calma posible. Allí existían lugares para hacer deporte, talleres, una escuela, lugares dedicados a la música, un orfanato y hasta un hospital. Sin embargo, el lugar más conocido allí es el Boulevard de los Mil suspiros, en donde los seleccionados eran subidos en trenes hacia campos de concentración en otros países.

La reconocida por su diario Ana Frank estuvo en esto lugar y a principios de septiembre de 1944 fue enviada al campo de Auschwitz junto a su familia en los últimos tres trenes que salieron desde allí. Aunque en la actualidad la mayoría de las edificaciones ya no existen, si están marcados los sitios donde estaban los más importantes, como la cocina, la plataforma del tren y el lugar donde vivió Ana Frank los últimos meses.

Antes de llegar a este campo, los visitantes deben detenerse en el centro memorial o Herinneringcentrum, en donde por un mínimo pago de entrada se puede visitar un museo lleno de artefactos sobre la Segunda Guerra Mundial y en donde hay un lugar con videos de los sobrevivientes de este campo. A pesar de que en el sitio ya no existen muchos de los lugares que antes estaban, los visitantes se sorprenden con la historia que ocurrió allí y que al día de hoy parece increíble, en especial con el memorial que representa con rocas la cantidad de personas que fueron deportadas desde allí.

Fotografías de FaceMePLS.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Deja un comentario