General

Decoración Corporal: Masáis, los guapos de la sabana

Jóvenes guerreros

Para los masáis, un pueblo orgulloso y bien parecido, el aspecto físico es muy importante. Dependiendo del status que cada uno ocupe en el grupo, los aspectos estéticos toman uno u otro camino. Sin embargo pocos serán quienes no evoquen la imagen de esos hombres altos y saltarines, con sus ropajes de un rojo vivo, sus lanzas y los tocados trenzados de sus cabezas. Es la imagen del guerrero, los más guapos de la sabana africana.

Desde pequeños van adquiriendo el hábito del cuidado corporal. En algunas tribus, el color rojizo de su piel y cabellos, pone de manifiesto el empeño que ponen en mantenerse aseados y lejos de los insectos, cubriendo su piel del barro arcilloso de la tierra de África. El agua es un bien escaso y la higiene debe ser practicada de otra manera.

Adornos de cuentas de colores

En otros grupos, hombres y mujeres rasuran sus cabezas y se decoran con vistosas cuentas blancas y de colores. Sin embargo, tanto en las tribus de Kenya como las de Tanzania, los masáis acostumbran a llevar, igual hombres que mujeres, vistosas dilataciones de los lóbulos de las orejas. A veces pueden alcanzar hasta los diez centímetros y ofrecer el diámetro de una moneda. Adornan sus dilataciones con trozos de madera y cuentas coloridas.

En épocas de guerra, aunque resulta ser un pueblo profundamente ganadero (de hecho creen que todo el ganado de la tierra es de ellos), los hombres adornan sus rostros con símbolos y dibujos de pintura blanca.

Fotografías de exfordy, David Berkowitz, The Dilly Lama, kevinzim.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

3 Comentarios

  • La genética les proporciona una belleza innata, la dura vida de la sabana africana les proporciona buena forma física y su coquetería, de la que no estamos exentos ninguno, les impulsa a acicalarse como si cada mañana fuese un día de fiesta. Lo cierto, Luois26, es que los masáis pueden servirnos como ejemplo contra aquellas actitudes racistas y xenófobas que tildan de sucios y descuidados a los africanos. Nada más lejos de la realidad y de hecho, muchos de nuestros afeites y productos de belleza los hemos heredados precisamente de los pueblos de África.

Deja un comentario