España

Los “gigantes” del Quijote

Museo de los Molinos de Campo de Criptana

Enormes, blanquecinos y de negros brazos monstruosos y destartalados fueron los “gigantes petrificados” que poblaron la mente del sin par Alonso Quijano, más conocido mundialmente como el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Pero los horripilantes titanes a los que se enfrentó el último caballero andante no eran otra cosa que hermosísimos y productivos molinos de viento.

Sin duda la pluma de Don Miguel de Cervantes ha servido para que estos colosos sean conocidos en todo el mundo y, afortunadamente, aún queda un nutrido grupo por los campos de Castilla. De hecho, en la localidad de Campos de Criptana, en la provincia de Ciudad Real, podemos acceder a una magnífica “colección”. Se trata del Museo de los Molinos de Viento, una fantástica estampa al aire libre formada por molinos del siglo XVI.

Dicen los expertos que en ellos se inspiró Cervantes para escribir la conocidísima batalla del Hidalgo, narrada en el capítulo VII del libro grande de las letras hispanas. Por descontado que en la época del “Manco de Lepanto”, el número de molinos era muchísimo más elevado, pero ahora en este museo se conservan diez.

D. Quijote contra los molinos

Cada uno de los componentes de esta ilustre decena de ejemplares ha sido dedicado a albergar un museo o instalaciones de especial relavancia, desde la Oficina de Turismo de Campos de Criptana -ubicada en el Molino Poyatos- hasta el museo de la actriz Sara Montiel (en el Molino Culebro), hija de esta localidad.

Un museo de Labranza, uno dedicado al vino (recordemos que la zona posee la Denominación de Origen -D.O.- “Valdepeñas”), otro a la poesía, el siguiente al cine… Pero también podremos disfrutar de algunos de ellos que son conservados tal y como fueron concebidos, con su maquinaria original y en los que podremos conocer cómo funcionaban aquellos imprescindibles artefactos de molienda.

Quizá uno de los datos más afectuosos que rodean el museo al aire libre sea que algunos de los molinos contaron, para su reconstrucción, con la ayuda de países hermanos como Perú, Costa Rica o Chile. Por ello tal vez en España sentimos que este tesoro de Castilla-La Mancha es Patrimonio de todos.

Fotografías de Lourdes Cardenal, Maca Eglarest, El fosilmaníaco y Película “Veracruz” de Robert Aldrich.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario