España

Las Torrijas de Semana Santa

Torrijas

Llega la Semana Santa y la gastronomía vuelve a estar muy ligada a las fiestas que se celebran. En este caso os traemos la historia y receta de un postre muy típico en España y algunos lugares de México: La Torrija.

Es fácil y suculenta, barata y familiar, mata el hambre y endulza el ánimo y ha resistido el paso del tiempo como los grandes héroes clásicos y Juan de la Encina ya la nombraba, en el siglo XV, como un alimento digno de ser servido para que las parturientas pudieran recuperarse.

Durante el siglo XIX las Torrijas se adueñaron de las famosas tabernas de Madrid y allí eran servidas acompañadas de los no menos típicos “chatos” de vino. De hecho algún local aún conserva todo el encanto y también su nombre: La Casa de las Torrijas.

La preparación no tiene muchos secretos, ya que se trata de empapar rebanadas de pan duro en leche o vino, para luego rebozarlas en huevo, freirla en abundante aceite y posteriormente endulzarla con lo que más nos guste y a voluntad, porque esa es otra de sus características, que admite todo el azúcar o miel que a uno le apetezca.

Es cierto que los tiempos modernos han traído consigo el pan de molde y que algunos sacrílegos la fabrican con este material, incluso se llega a vender así en algunas pastelerías y cafeterías. Pero los amantes de la gastronomía y los enamorados de la torrija siempre elegiran la preparación más tradicional.

Local Madrileño

Receta:

– 6 rebanadas de pan de dos o tres días antes.

– 1/2 litro de leche.

– 2 huevos.

– Aceite de oliva, tres cucharadas de azúcar y canela.

Hervimos la leche con el azúcar y la ponemos en un plato, donde iremos empapando las rebanadas de pan. Ahí permanecerán una hora y luego las sacaremos con cuidado y las pondremos a escurrir.

Una vez escurridas pasa las rebanadas por el huevo batido y ponlas a freir hasta que doren.

Finalmente espolvorea con canela y azúcar. Se pueden comer frías o calientes.

Fotografías de Tamorlan, Eduardo, Javier Lastras, Retama.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

4 Comentarios

  • Jajajajaaaa, mucho me temo que sí; pero al fin y al cabo estamos en Semana Santa, así que si haces un poco de penitencia… quizá te engorde menos. Pero qué tonterías digo, anda y cómete cuantas puedas que están deliciosas 😉

  • Uhhhhh , no hace falta que sea semana santa, es algo que podemos comer todos los dias, facil de hacer, y economico….

  • Sin duda, Chelo. Es una pena que todos estos manjares de la repostería española los hayamos dejado para consumir sólo en determinadas fechas. Como tú, reivindico el comerlas todo el año… y hacer un poco de ejercicio para que no se acumulen 😉

Deja un comentario