Eslovenia

Castillo Ptuj, en lo alto de Eslovenia


El Castillo Ptuj está ubicado en la ciudad del mismo nombre, que está en el nororiente de Eslovenia, y que es una de las más visitadas por los turistas en todo el país. Como una gran mayoría de los castillos europeos, este lugar se encuentra sobre una colina que está cuidando a toda la ciudad, en este caso en las orillas del río Drava y siendo su símbolo principal y mayor atracción cultural.

Este castillo fue construido a mediados del siglo doce, siendo su primera labor la de defender la población contra los húngaros, pero en esas épocas este lugar pertenecía al llamado Arzobispado de Salzburgo, perteneciente al Imperio Romano en lo que hoy sería el territorio austriaco. Y es que desde esta parte tan alta, se podían ver los alrededores y avistar a los enemigos acercándose.

En la actualidad, los visitantes pueden ver en el Castillo Ptuj algunas partes que pertenecen al castillo más nuevo y que era la parte residencial que se construyó en ese siglo. Este lugar muestra algunas de las remodelaciones que se hicieron en épocas posteriores a su construcción original, como sus decoraciones que tienen muestras del renacimiento y del barroco, que hacen que sea tan singular y particular.

La primera planta de este castillo tiene varios instrumentos musicales que los visitantes pueden ver e inspeccionar y que pertenecieron en el pasado a los nobles y a los ciudadanos más adinerados de esta ciudad. Todos estos instrumentos muestran varios aspectos musicales de la región y hasta se pueden escuchar algunas piezas en las que suenan. En esta misma planta se pueden ver varias cámaras que son muy hermosas y que están decoradas con tapices, muebles y pinturas pertenecientes al siglo dieciséis.

Fotografías de Husond, null0, cyrildoussin.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Un comentario, responde o deja uno tú también

Deja un comentario