Alemania

El árbol de los huevos de Pascua

Detalle del árbol de Saalfeld

Adornar con huevos los árboles es una costumbre muy antigua en numerosos pueblos y villas de Alemania. La costumbre con la llegada de tiempos más apresurados se ha ido perdiendo. Sin embargo, en la localidad de Saalfeld, a unos 50 kilómetros de Weimar, podremos disfrutar del ejemplo más inmenso de esta tradición germana.

Tal vez porque se trata de una de las ciudades más antiguas de Turingia o quizá se deba a los recuerdos infantiles de un anciano de la zona, lo cierto es que allí se encuentra un árbol de récord, que tras muchos años de cuidados y seguimiento de la tradición, este año se ha visto coronado con diez mil huevos de Pascua.

Los medios de Comunicación

Es el manzano de la familia Kraft que, año tras año, ha ido robusteciéndose y haciéndose más grande, al igual que el empeño de Christa y Volker, el matrimonio que lleva decorando el arbolito desde 1965, cuando comenzó su propia tradición familiar; aunque por aquel entonces comenzara con tan sólo 18 huevos de pascua, la mayoría de ellos fabricados en plástico.

Llegaron los hijos y ellos también fueron ayudando en la costumbre anual y, poco a poco, la tradición traspasó la frontera de la simple afición y la familia Kraft comenzó a vaciar huevos reales y a pintarlos y adornarlos a mano, llegando a convertirse en auténticos artesanos y contribuyendo a que el manzano tuviese más huevos colgados con cada primavera.

Así este año han llegado a una cifra récord y Christa y Volker, cuyos hijos ya crecieron, han decidido que este será el último huevo que añadan a la colección, porque ya no tienen dónde guardarlos. Volker acaba de cumplir 77 años y el árbol se ha adornado con 10.000 huevos de Pascua.

Fotografías de Página Oficial de la Familia Kraft.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario