Ucrania

Lavra Pechersk

Monasterio de Lavra

Otra joya para nuestra colección dedicada al Patrimonio de la Humanidad. En esta ocasión, el conjunto monumental de Lavra Pechersk, ubicado en Kiev, obtuvo esta calificación de la UNESCO en el año 1990 y recibió la distinción a la vez que la Catedral de Santa Sofía.

Nadie puede poner en duda la magnitud arquitectónica de este complejo monástico con casi un milenio de antigüedad y de hecho es el monasterio más antiguo de toda Ucrania. Debe su existencia al deseo de retiro de un asceta griego, Antonio. El hombre decidió vivir en una cueva de una colina a las afueras de Kiev.

Pero el ermitaño pronto tuvo compañía, la de Teodosio. Juntos fueron enviados en misión por el mundo para aprender del cristianismo e intentar convertir a la población de la zona, adoradora de numerosos ídolos, lo que era considerado como un signo de primitivismo por el príncipe Vladimir.

Los entusiastas monjes quedaron fascinados por la Basílica de Santa Sofía en Constantinopla y el solemne ritual del cristianimo ortodoxo y convencieron al príncipe de que impusiera la religión ortodoxa griega que además presentaba otro incentivo: sus libros sagrados ya habían sido traducidos al cirílico, por lo que los esclavos podían leerlos sin necesidad de aprender las lenguas clásicas.

Interior Bóveda

La pasión de los dos eremitas pronto fue recompensada con un horda de seguidores y la cueva tuvo que ser ampliada para poder acoger a los nuevos monjes. Se excavó una red de laberínticos túneles y se construyeron numerosas capillas bajo el suelo para celebrar el culto.

Una década después, Antonio se retiro a otra cueva en la parte alta. Le siguió un grupo de monjes que llegaron a encerrarse en exiguas celdas excavadas en las paredes y que apenas disponían de un estrecho agujero por el que penetraba el aire.

Una vez a la semana les dejaban comida y agua en la entrada. Si pasaban más de tres días sin que el monje saliera a buscarla, alguien se arrastraba al interior de la celda para recuperar el cuerpo.

El recorrido actual por los monasterios es bastante respetuoso y lo hacen peregrinos llegados de todas partes del mundo. El turista tiene la oportunidad de recorrer los 300 metros de galerías que conforman las Cuevas Lejanas, las más antiguas; y los 400 de las Cuevas Cercanas, más austeras.

Fotografías de Stucks in Customs, Highboom, Jean & Nathalie, Anosmia.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario