Nueva Zelanda

La Haka Maorí

Guerrero Maorí

Sin duda el rugby y los apasionados integrantes de los All Black de Nueva Zelanda han sido los culpables de que esta suerte de baile guerrero haya traspasado fronteras de una forma tan abrumadora y que además despierte una corriente de admiración y simpatía entre gente de todo el planeta. No es de extrañar, contemplar las evoluciones de estos jugadores, sus potentes y agresivos movimientos, su varonil desafío y sus voces terribles y amenazantes resulta, simplemente, fascinante. Aunque tal vez esa fascinación resulte tan bien acogida porque en realidad sólo es una performance.

Hasta los jugadores de los equipos contrincantes se quedan quietos en mitad del campo, en señal de respeto por un momento previo al partido que causa furor entre la afición. No obstante, algunos equipos han desafiado la Haka, invadiendo el espacio de los neozelandeses, mientras realizaban su ritual, como es el caso de la selección francesa de rugby, que fue sancionada por ello en la Final de la Copa del Mundo de Rugby de 2011.

All Blacks

Sin embargo Haka no es algo exclusivo de Nueva Zelanda, en realidad es el nombre que recibe cualquier danza guerrera de los pueblos de la Polinesia. La intención de este baile ancestral era conseguir intimidar al enemigo, mientras todo el cuerpo hablaba y expresaba su superioridad previa al combate.

Pero en Nueva Zelanda se ha convertido en un ritual que se practica en todo tipo de eventos. Más allá del rugby, la escenificación maorí llega a los chavales en los actos de graduación de las escuelas o a la propia Royal Navy. Pasión y orgullo por los antesapados y un poco de espectáculo para el presente.

Fotografías de J.White/Government Printer: Wellington, empty007, KatiCollege, Royal New Zealand Navy, Natural-Heart.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario