India

Bienestar y turismo, un viaje a la milenaria tradición Āyurveda en India.

Si en éste periodo nos sentimos cansados de mente y cuerpo unas buenas vacaciones nos podrían ayudar a relajarnos para estar mejor, por éste y mil motivo deberíamos visitar India, un país de antiguas tradiciones sobre todo en cura naturales-caseras, espirituales.relax.jpg

Todos nosotros sabemos que estar en contacto con uno mismo, sentir el propio cuerpo, encontrar el equilibrio energético, alcanzar un profundo relax físico metal, aumenta la capacidad perceptivas y todo ésto lo podríamos alcanzar con efectos beneficiosos a través de un buen masaje y éste es uno de los objetivos de la Āyurveda.

¿Que es la Āyurveda?, el universo entero incluso el ser humano, está constituido de cinco elementos fundamentales la tierra, el agua, el fuego, aire y el éter, cada uno con sus respectivas características.

Estos cinco elementos generan en el hombre tres tipos de energías o humores principales llamados Dosha, los 3 Dosha, “Vata Pitta y Kapha, están a la base de cada función biológica, psicológica del cuerpo, del espíritu y de la conciencia, éstos tres tipos de energía son presentes en cada célula de nuestro organismo.

shirodara.jpg

Antes de cada masaje el terapeuta individua el Dosha que predomina en el individuo.

Para quien sufre de tensiones, ansia, depresión, poca concentración, insomnio, estrés, hipertension, en resumen el “Shirodara” es un verdadero Elixir, Shiro que significa ‘cabeza’ y Dhara ‘hacer caer un hilo de aceite’.

Es éste el tratamiento Shirodara, consiste en hacer caer en la frente un hilo de aceite caliente y luego dar un masaje el cual es el mas representativo en toda la tradición, sostienen que el cual sirve para lavar pensamientos y las actividades de la mente, éste tratamiento dura media hora y calma el sistema nervioso central, tranquiliza la mente y sentidos, mejora la compresión mental.

La técnica de Shirodara genera la fuerza de un estado de equilibrio interior y alcanza un estado de bienestar absoluto!.

Sobre el autor

Filo

Deja un comentario