España

Las Fallas Valencianas

Artistas y talleres realizan auténticas obras de arte

La Comunidad Valenciana lo tiene todo preparado para la celebración de su fiesta grande: Las Fallas. Todo el año emplean los valencianos en un festejo arraigado y tradicional, que ha traspasado las fronteras y se ha afianzado como una de las fiestas más peculiares y famosas del estado español.

Aunque desde enero los actos se suceden cada día, las jornadas centrales de la celebración serán en Valencia desde el 15 al 19 de marzo, aunque ya podéis disfrutar de todos los preámbulos, actuaciones, conciertos, exposiciones, ofrendas, atracciones… que inundan la capital y muchos de los pueblos de la Comunitat.

El origen de las Fallas no está muy claro, porque mientras para unos se trata de un rito pagano vinculado con la acción purificadora del fuego y el inicio de la primavera; para otros el inicio se encuentra en el gremio de carpinteros, quienes realizaban fogatas la noche del 19 de marzo, para festejar a su patrón San José.

Sea como sea, las fallas tal y como se conocen hoy tienen un principio bastante definido en el siglo XVIII y sí parece aceptada la intervención de los carpinteros, al realizar la quema de los artesonados que usaban para colgar sus quinqués. Con el paso del tiempo, la iglesia hizo coincidir esta tradición con la celebración de San José Obrero y ya… todos contentos.

La Cremá y todo acaba con el fuego

Ahora, aunque se sigue manteniendo un componente religioso -con ofrendas tan populares como la realizada a la Virgen de los Desamparados– lo cierto es que los foráneos nos unimos más a la parte más bullanguera de la fiesta y las fallas son, sin más, sinónimo de diversión, desenfreno y alegría.

Cada día debes estar preparado para “la despertá”, que es la forma en que los falleros despiertan a sus convecinos: explosionando petardos contra el suelo. Y es que en las fallas, la pólvora y el ruido forman parte inseparable de la fiesta; una herencia que dejaron, como tantas otras, los árabes que pasaron por estas tierras.

Pero eso no es nada. Si de verdad quieres sentirte fallero has de presenciar una “mascletá”, la pasión de los valencianos. Una no puede más que pensar que los oídos resisten porque todo dura poco más de cinco minutos, porque si no a ver quién podría soportar inmerso en una sucesión de explosiones que llegan a superar los 120 decibelios.

Y por supuesto nos queda la “Nit del Foc”, disparada durante la madrugada del 18 al 19 de marzo y en la que se queman toneladas de pólvora, en un espectáculo para un público que supera el millón de espectadores.

Todo llegará a su final con “La Cremá”, la noche del 19, cuando esas espectaculares obras de arte fabricadas en madera, cartón, papel y corcho acaben convertidas en cenizas, por la acción de enormes hogueras. Son muchos los valencianos y valencianas que no pueden contener las lágrimas esa noche. Aunque no queda tiempo para la tristeza, ya que desde la mañana siguiente comienzan los preparativos para el siguiente año.

Fotografías de Ferbr1, Sento, Elmayordomofiel y Espencat.
Licencia Creative Commons o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario