Corea del Sur

Guinsa, el templo budista más hermoso de Corea

Guinsa

Templos en el complejo de Guinsa. Foto tomada por Jpatokal

Guinsa o Kuinsa es un complejo religioso que es el centro de la secta Budista de Cheontae y aunque arquitectónicamente se parece a muchos otros templos Budistas en Corea, se diferencia principalmente en que las estructuras tienen varias plantas de altura, en vez de las típicas una o dos plantas que tienen los otros. Esto se puede deber principalmente a limitación del valle en el que se encuentra localizado, así como a las modernas técnicas de construcción, pero de cualquier manera ofrece una experiencia visual que es muy hermosa y única.

La secta que se lleva en este lugar fue una vez la más poderosa de las dieciocho que existían en Corea, pero perdió popularidad con los años y desapareció completamente por algún tiempo, pero fue restablecida en 1945 por Sangwol Wongak y ahora tiene aproximadamente dos millones de seguidores.

Este templo se encuentra localizado en un lugar maravilloso, entre un valle estrecho y rodeado por todas partes de montañas. A diferencia de muchos templos de Corea, Guinsa es prácticamente nuevo ya que fue fundado por el propio Sangwol Wongak en 1945. Y es eso precisamente lo que hace que sea tan encantador porque a diferencia de la mayoría de templos que son tesoros nacionales que tienen colores que se van desvaneciendo, todo en Guinsa es brillante y nuevo.

Guinsa

Guardián Celestial en la Puerta de los Cuatro Reyes Celestiales. Foto tomada por Jpatokal

Las únicas maneras de llegar a Guinsa son en autobús o en automóvil particular. Las poblaciones más cercanas de buen tamaño son Danyang, a sólo treinta minutos, y Jecheon, a sólo una hora. Hasta allí también llegan autobuses directos desde la estación oriental de Seúl, Dong-Seúl, que sólo paran en Danyang.

Guinsa sólo puede ser recorrido a pie y es una buena caminata empinada desde la terminal de autobuses hasta el complejo. Esta área es de gran tamaño, por lo que es mejor llegar temprano y reservar algunas horas para explorarla toda. El complejo consiste en más de cincuenta edificios, la mayoría de los cuales tienen un estilo moderno y están hechos de concreto, pero con una gran decoración, entre los que se destacan la Puerta de los Cuatro Reyes Celestiales que es la entrada al Templo y tiene estatuas de los cuatro reyes, el Salón de Almacenamiento que a pesar de su gran tamaño es sólo para almacenar, aunque la tienda de regalos queda en su planta inferior y el Salón del Gran Maestro que es un santuario construido en memoria de Sangwol Wongak.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Deja un comentario