Chile

Un Paseo por Laguna del Laja

Laguna del Laja

Hablamos de casi 12.000 hectáreas de un Parque Nacional de salvaje belleza, motivada a la acción demoledora de siglos de actividad volcánica. Como testigo de lo que decimos se alza, majestuoso e invencible, el Volcán Antuco, un pequeño anticipo en la zona pre-andina del territorio de la cordillera chilena.

Estamos en la Provincia de Bío-Bío, dentro del Corredor Biológico Nevados del Chillán-Lago Laja, un espacio natural de valor incalculabre y cuyo ecosistema ha sido propuesto para su declaración como Reserva de la Biosfera. A los pies del volcán la Laguna del Laja, producto de una violenta erupción del pasado guerrero del Antuco.

Pero este mayestático cráter no ha sido el encargado de configurar el relieve del Parque. En realidad, el Antauco se alza sobre los restos de un volcán aún más antiguo, el Laja. Esa era la formación volcánica más antigua del territorio y con él nos trasladamos a períodos de glaciaciones y a la Era Cuaternaria.

Salto del Laja

Es una zona preparada para la curiosidad aventurera de senderistas de todo el mundo, espectadores excepcionales de paisajes inolvidables: los glaciares de Sierra Velluda, el Salto del Laja, avistamiento de rapaces, parajes volcánicos… El interés turístico está pues garantizado y por ello el Parque Nacional cuenta con 20 puntos destinados a los amantes del camping y 20 zonas de picnic.

La zona es propicia para la práctica de deportes de invierno y cuenta con infraestructura de alta montaña y actividades como el esquí y la pesca deportiva. Aunque para los visitantes más tranquilos, Laguna del Laja cuenta con un servicio de guardabosques que ofrecen visitas guiadas.

Fotografías de Gonzalo Astroza H., reydepersia, Zanatox, Mono Andes y Hualo.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario