Burundi

Parque Nacional Kibira, bosque de montaña de Burundi

Kibira

Bosque lluvioso. Foto tomada por jscatty

El Parque Nacional Kibira tiene 40.000 hectáreas de bosques lluviosos preservados y es el área más grande que está completamente sin modificar en Burundi. Allí se encuentra una vida salvaje que constituye un santuario real para animales como chimpancés, babuinos y otras clases de monos, que se escabulles lejos del alcance de los visitantes a este parque y vigilan todo desde lo alto.

Por este parque se encuentra red de caminos y senderos de ciento ochenta kilómetros que principalmente son utilizados por patrullas de la guardia de bosques y por turistas que están motorizados. Estos guardias del parque escoltan a los visitantes a los bosques de forma callada y tranquila en donde pueden descubrir los grandiosos atractivos de estos bosques nativos teniendo como fondo los bellos cantos de los pájaros.

Kibira

Chimpancén en el bosque lluvioso. Foto tomada por naamanus

Allí se encuentran dos cadenas montañosas que también esconden algunas aguas termales y el acceso a este parque se realiza a través de las plantaciones de te de Rwegura y Teza, en las que se encuentran algunos de los mejores paisajes del país. Kibira se extiende desde la frontera con Ruanda hacia el sur hasta la población de Muramvya y se estima que más del dieciséis por ciento de este parque consiste en bosques lluviosos.

El propósito principal de este parque es el ecoturismo, en especial debido a que es el único bosque de montaña en Burundi. También allí existen cerca de veinticinco kilómetros de caminos para andar a pié y tres áreas de camping. Las actividades turísticas que se llevan a cabo en este lugar ayudan a despertar la conciencia de los visitantes en cuanto a la conservación natural.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Un comentario, responde o deja uno tú también

Deja un comentario