Argentina

Tópicos típicos de Argentina

tópicos de Argentina

Inmenso. Un país que se desliza a lo largo del cono sur y atraviesa todo tipo de paisajes, ofreciendo al viajero la experiencia más completa en cuanto a diversidad de todo tipo. Argentina es una de las caras más españolas y europeas, en el buen sentido de la frase, del continente americano; una nación por la que se siente un afecto muy especial y que los españoles creen recíproco.

Ante tanta inmensidad, los argentinos casi siempre limitan con algún vecino latinoamericano y comparten frontera con países tan diversos, culturalmente hablando, como Bolivia, Uruguay, Brasil, Chile o Paraguay. Con tanta riqueza natural y aceptada como una de las naciones más cultas y con mejor calidad de vida de Latinoamérica, los tópicos típicos no podían faltar.

tópicos de Argentina

Es lógico, en un país en el que se puede tocar el techo desde Los Andes, dejarse salpicar por las cataratas de Iguazú o pisar la Antártida, que los tópicos abunden. Al fin y al cabo ellos tienen ‘la mano de Dios’ (Diego Armando Maradona); un país que posee una extremidad divina, no podía quedar al margen de increíbles topicazos que, además, resultan tan típicos como irrefutables: Evita, las parrilladas de carne, Carlos Gardel, el mate, el dulce de leche…

¿Quién podría a atreverse a cuestionar ninguno de ellos? Está claro que ni todos los argentinos bailan el tango ni la cuna de Gardel parece dejar de ser Francia; ni todos los pibes se mueren por el dulce de leche (aunque es difícil), ni el mate es la única bebida que se ingiere en el país; Evita sigue levantando pasiones y ampollas casi en la misma proporción; y la parrillada… bueno, a eso me apunto ya.

Fotografías de Victor Santa María, paularps, BrianMKA, My Buffo.
Licencia Creative Commons y/o Public Domain
.

Sobre el autor

Mar Santiago

Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación (RNE, EFE, Diario16...). En la actualidad comparte sus experiencias a través de la blogosfera.

Deja un comentario