Santa Maria della Grazie, hogar de La Última Cena de da Vinci

4 de noviembre de 2008

Estas aquí: Ser TuristaItalia

Santa Maria delle Grazie

Iglesia de Santa Maria delle Grazie por fuera. Foto tomada por clspeace

Santa María delle Grazie es una iglesia en Milán, Italia, que además de ser conocida por su bella arquitectura, es famoso su mural de “La última cena” de Leonardo da Vinci que se encuentra en el convento adjunto. Todo este conjunto fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980.

La construcción de este conjunto se inició en 1463 cuando el duque de Milán, Francisco Sforza, ordenó la edificación del convento y la iglesia en el lugar donde estaba una pequeña capilla dedicada a Santa María de las Gracias. El convento fue terminado en 1469 y la iglesia en su totalidad en 1490.

 Santa Maria delle Grazie

Detalles interiores de la iglesia. Foto tomada por francesco sgroi

Se podría decir que la iglesia tiene un estilo gótico mezclado con el romano y en ella se pueden ver los frescos de la Historia de la Pasión de Gaudenzio Ferrari. Allí durante un tiempo también estuvo la obra La coronación de las espinas de Tiziano, que en la actualidad está en el Museo de Louvre.

Durante la Segunda Guerra Mundial, algunas bombas lanzadas por los británicos y los norteamericanos afectaron la iglesia y el convento, muchas paredes se derrumbaron, pero afortunadamente la que tenía “La última cena” permaneció en pie, por lo que después de eso fue reforzada para evitar su caída.

Para visitar esta iglesia, convento y “La última cena”, hay que hacer una reserva y llegar 15 minutos antes de la hora acordada. Allí se pueden hacer visitas guiadas, aunque sólo son en italiano e inglés. Si se prefiere se puede tener una audioguía que si está en varios idiomas como español, japonés, alemán, francés, inglés e italiano.

, ,

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Lee más artículos de Maritza Cárdenas

Deja tu comentario