Suiza

Zytglogge, torre icónica de Berna

Zytglogge 1
El casco histórico de la ciudad de Berna, capital de Suiza, es patrimonio de la humanidad debido a sus construcciones medievales que se mantienen en perfecto estado y a la forma en la que esto se hizo parte de una moderna ciudad. En esta parte de la población hay varios sitios que vale la pena visitar como turista, siendo uno de ellos la torre Zytglogge.

Este sitio es una torre de estilo medieval que data de principios del siglo decimotercero y que a través del tiempo ha funcionado, además de como una torre del reloj, como torre de vigilancia, como memorial cívico, como centro de vida urbana y como prisión. A través del tiempo esta construcción se ha consolidado como uno de los símbolos locales y de los más visitados por turistas nacionales y extranjeros.
Zytglogge 2
En la época en la que la torre Zytglogge fue construida, entre los años 1218 y 1220, su objetivo principal era el de ser la torre de la puerta de entrada a las fortificaciones occidentales de la ciudad de Berna. Ya en el siglo decimoquinto fue cuando fue decorada con motivos románticos y decoraciones heráldicas, y ya fue en la primera mitad del diecisiete cuando se le puso el reloj astronómico tal cual como se conoce en la actualidad.

Esta torre tiene una altura total de 54.5 metros y de 24 metros hasta la parte en donde empieza su techo, y tiene muros que tienen de ancho desde los 260 centímetros en la parte occidental donde hacía parte de las murallas de la ciudad, hasta los 65 en el oriente. Lo que se puede ver en la actualidad es principalmente su renovación del año 1770, teniendo sólo una cornisa bajo el techo y su escalera como recuerdos de lo que era originalmente.

La torre tiene dos campanas, siendo la más reconocida la que da la hora y que tiene la figura de Crono, el dios Griego del tiempo, que es el que da las campanadas. Las fachadas principales de este sitio están dominadas por dos relojes, el del lado oriental tiene un anillo exterior dorado con números romanos y el occidental hace parte de una pintura al fresco de Viktor Surbek y en la que se ve a Crono de nuevo.

Y claro que los visitantes no se pueden ir sin ver el reloj astronómico que está hecho en la forma de un astrolabio. En él se pueden ver lo largos que son los días, los signos del zodiaco, el calendario juliano, las fases de la luna y el día de la semana, siendo toda una maravilla de la ciudad.

Fotografías de Daniel Schwen, vasile23, Mike Lehmann, twicepix, edwin.11.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Deja un comentario