Sudán

Port Sudan, playas y buceo en el Mar Rojo


Port Sudan, también conocido como Puerto Sudán, es la capital del estado del Mar Rojo en Sudán, y está precisamente sobre estas costas, siendo el puerto más importante de todo este país africano. Esta ciudad es conocida por los turistas por sus excelentes lugares para ir a practicar buceo, así como por sus hermosas playas, por lo que un viaje a este país no está completo si no se va hasta allí.

La forma más fácil de llegar hasta esta población en el Mar Rojo es en automóvil siguiendo una carretera que va desde la capital de Sudán, Jartum, que lleva a los viajeros por unos paisajes espectaculares y pasa por las famosas pirámides de Meroë Meroe. A esta ciudad también llegan una buena cantidad de peregrinos musulmanes que van en camino hacia La Meca, por lo que desde ahí siguen hacia la ciudad de Jeddah, en Arabia Saudita.

Los alrededores de Port Sudan tienen unos lugares perfectos para que los turistas vayan a practicar el buceo y el esnórquel. Uno de ellos es el Sha’ab Rumi que está a alrededor de una hora de las costas de la ciudad y Sanganeb, que está a más de dos horas de este mismo lugar; y llegar a ellos es muy fácil contactando a pequeñas empresas que se dedican a este negocio en la población.

Algunos de los resorts recomendados para contratar un buen viaje de buceo con todos los equipos y hasta para tomar algunas clases incluyen el Sudan Red Sea Resort, que está a unos treinta kilómetros al norte de Port Sudan. Si ya se tiene un poco más de experiencia y se quieren ver algunos animales como el tiburón martillo, se recomienda ir entre los meses de noviembre y enero, cuando las corrientes son más fuertes. Y después, los visitantes no se pueden perder recorrer un poco esta ciudad, que tiene sus encantos en sus calles y hasta en su puerto.

Fotografías de Bertramz.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Deja un comentario