Bolivia

Tiahuanaco, madre de las civilizaciones americanas

Ciudadela de Tiwanaku

Vista general de la ciudadela de la cultura Tiwanaku.

La Ciudadela Tiahuanaco, o Tiwanaku, es el centro principal e histórico de la cultura del mismo nombre, y está ubicado en Bolivia, a 45 minutos de su capital La Paz, en el territorio donde actualmente está el Lago Titicaca.

Esta Ciudadela está compuesta por 7 construcciones arquitectónicas: Templete Semisubterráneo, Kantatallita, Putuni, Puma Punku, Kerikala, Pirámide de Akapana y Kalasasaya, y es el testimonio de una cultura que inició entre los años 1500 y 1400 a.C, y acabó entre los años 1100 y 1200 d.C., y algunos teóricos creen que la Tiwanaku fue la madre de la civilizaciones americanas, mientras que otros la consideran como la capital de un antiguo imperio megalítico, o un gran imperio que se extendió a lo largo de los Andes.

Puerta del Sol

Puerta del Sol en el Templo de Kalasasaya. Foto tomada por Mhwater

Entre las construcciones de esta urbe, de aproximadamente 600 hectáreas, se destacan: la Pirámide de Akapana; de 8000 metros de perímetro y 18 metros de altura. Algunas crónicas mencionan que en su cima existían bellas edificaciones, pero en el siglo XVIII los españoles las destruyeron en sus excavaciones en búsqueda de tesoros. El Templo de Kalasasaya, o de las Piedras Paradas en donde se verificaban los cambios de estaciones y el año solar de 365 días, y en su extensión de aproximadamente 2 hectáreas, se encuentran importantes esculturas, como la famosa Puerta del Sol.

La Puerta del Sol, es conocida por su magnificencia y su simbología, cuya iconografía se propagó por todo el Perú y parte de Bolivia. Los relieves que se encuentran en su entrada simbolizan fenómenos cósmicos, y muchas hipótesis indican que se trata de un calendario.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

4 Comentarios

Deja un comentario