México

El Reloj Monumental de Pachuca


El Reloj Monumental de Pachuca es una torre del reloj que se encuentra en la Plaza de la Independencia en el centro histórico de esta ciudad del estado de Hidalgo, en el centro hacia el occidente de México. Este monumento fue hecho con el objetivo de conmemorar los cien años de la independencia del país y con el tiempo se ha convertido en uno de los símbolos locales y uno de sus atractivos turísticos por excelencia.

Esta torre fue construida a principios del siglo veinte, entre los años 1904 y 1910, tiene cuarenta metros de altura y la maquinaria con la que funciona es exactamente igual a la del famoso Big Ben de Londres, habiendo sido también construida en la fábrica de Austria en la que se hizo esta antes de que fuera destruida por un incendio, y teniendo un sonido bastante similar al de Inglaterra.

El Reloj Monumental de Pachuca está hecho de piedra blanca y en un estilo neoclásico, con cada uno de sus cuatro lados apuntando hacia los puntos cardinales. El monumento está dividido en cuatro niveles que tienen cada uno sus características especiales; el primero es el más pequeño y en él están las puertas que brindan acceso al interior, en el segundo hay un frontón de estilo Iónico que tiene balcones en cada uno de sus lados y arcos abiertos.

En el tercer nivel está la maquinaria del reloj, cuatro ventanas iluminadas en las que hay estatuas femeninas; y en el cuarto están los diales que están decorados con águilas con sus alas abiertas y teniendo en su cima un domo de cobre y acero que fue hecho en Monterrey. Hace poco tiempo se hizo el trabajo de iluminación de la torre con luces LED y que cambia de color dependiendo de la ocasión y que hace que sea un mayor atractivo en las horas de la noche.

Fotografías de Gussisaurio, ANGELOUX, Pattyneta70, Deisy560.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Deja un comentario