China

Monasterio Drepung en Tibet

Monasterio Drepung 1
El Monte Gephel es una pequeña montaña que está a unos ocho kilómetros de la ciudad de Lhasa, capital del Tibet, y en donde encuentras uno de los mayores atractivos locales. En las laderas de este sitio está el Monasterio Drepung, que es considerado uno de los tres más importantes de la escuela de Gelug o Gelugpa en todo este territorio.

Este lugar tiene un área de unos 250.000 metros cuadrados y en él viven unos 7.700 monjes, siendo el más grande de los que son del mismo estilo. Desde la lejanía, este sitio en lo alto de la montaña parece una pila de arroz y es por esto que le fue dado el nombre de “Drepung” que significa “colección de arroz” en idioma tibetano.
Monasterio Drepung 2
El Monasterio Drepung fue establecido a principios del siglo decimoquinto, en el año de 1416, y con el tiempo se fue consolidando como el templo madre de los Dalai Lamas. En el siglo dieciséis el tercer Dalai fue hasta este templo y fue el primer Buda vivo que estuvo allí, pero el primero en vivir allí fue el quinto.

Las edificaciones de este templo están a 3.800 metros sobre el nivel del mar y además de ellas hay otros espacios que están en unas cuevas naturales de la montaña. Además de sus impresionantes pagodas de color blanco, este lugar tiene varios salones y altares que también están decorados con piezas de diversos colores.

Estando allí te recomiendo ir al Salón Cuoqin, que es el más grande del monasterio, en donde se reúnen los monjes en las mañanas a hacer diferentes cantos, siendo un ambiente muy místico con la luz de las velas. Después del canto, ellos salen a hacer debates que así no se entiendan son muy interesantes de ver por el volumen y los tonos que utilizan.

Fotografías de Dennis Jarvis, Marisburbergs, Antoine Taveneaux, Dennis Jarvis.

Sobre el autor

Maritza Cárdenas

Escritora, periodista y amante de descubrir el mundo. Comunicadora Social y periodista de profesión, y una viajera por pasión que quiere compartir lugares y curiosidades del mundo.

Deja un comentario