Jagodina, ciudad de parques y monumentos

18 de septiembre de 2014

Maritza Cárdenas

Jagodina 1
El distrito Pomoravlje está en el centro de Serbia y tiene varias poblaciones en las que se han sabido conservar las huellas de las hermosas estructuras que dejó el siglo diecinueve. Entre ellas te recomiendo la ciudad principal local, Jagodina, que está a un poco más de cien kilómetros hacia el sur de Belgrado, en las orillas del río Belica.

A pesar de que esta ciudad tiene un aeropuerto que lleva su nombre y que está a solo cinco kilómetros del centro de ella, este es utilizado solamente para vuelos de entrenamiento y para aquellos que llevan paracaidistas. Es por esto que la forma más fácil de llegar hasta allí es volando hasta Belgrado y tomando un autobús que te lleva en unas dos horas.
Jagodina 2
El nombre de Jagodina sale de la palabra serbia para decir “fresa” y cuando llegues hasta ella la mejor forma de recorrerla es a pie o en taxi. Aunque la historia de esta ciudad data de la era de bronce, muchas de las construcciones que se mantienen en ella datan de los siglos más recientes, en especial debido a los múltiples conflictos bélicos que han pasado por allí históricamente.

En un recorrido por sus calles, te recomiendo prestar atención a sus parques, que tienen varios monumentos relacionados con las tradiciones religiosas y con la historia local. Lo primero que seguramente verás son sus templos religiosos, como la iglesia de San Pedro y San Pablo y la Iglesia Ortodoxa, que tienen ese estilo tan tradicional que mezcla los colores verde, amarillo y terracota.

También te recomiendo ver el zoológico, que fue inaugurado en 2006, que es el tercero en tamaño de Serbia, y en donde viven más de cien diferentes especies de animales. Y para terminar, y en los días más cálidos, puedes ir al Aqua Park, en donde hay una piscina de tamaño olímpico, así como diversas atracciones acuáticas tanto para niños como para adultos.

Fotografías de Le_serbe, MiljenkoR, Novolanistanac, nenadtasictasa, Ujka Kevin, ZivojinMisic slike.

0 Comentarios

Lugoj, dos culturas dividas por el río Timiş

17 de septiembre de 2014

Maritza Cárdenas

Lugoj 1
Rumania es un país en el suroriente de Europa que seguramente has escuchado por sus lugares antiguos y misteriosos, pero con un encanto que no podrás resistir. Las ciudades y pueblos de este país están llenos de calles antiguas que tienen edificaciones históricas a cada uno de sus lados y que te llevan de viaje al pasado, siendo una de ellas la conocida como Lugoj.

Esta ciudad está en el condado de Timiş, en la región de Banat, en el occidente del país, y está dividida por el río también llamado Timiş. Este cuerpo de agua divide la ciudad en dos mitades; una es la llamada Lugoj rumana que está en la parte oriental y la otra es la alemana que está en la parte oriental, y las dos tienen una larga historia que se ve en sus edificaciones.
Lugoj 2
La población de Lugoj en la antigüedad fue una ciudad fortificada y tuvo una gran importancia para el país, siendo por ejemplo la sede del gobierno revolucionario de Hungría a mediados del siglo diecinueve, así como el refugio de varios líderes de la revolución que estaban escapando del Imperio Otomán. En tiempos más recientes, esta ciudad fue famosa por ser el sitio de nacimiento del famoso actor de Drácula, Bela Lugosi.

En esta ciudad, te recomiendo visitar las partes históricas de ambos lados, por lo que puedes empezar por el Puente de Acero que fue el que las unió a principios del siglo veinte. Luego puedes seguir por la Torre de San Nicolás, que es un campanario que es la edificación más antigua de la población, habiendo sido construida entre los siglos decimocuarto y decimoquinto.

También te aconsejo pasar por la Iglesia Ortodoxa de la Asunción que tiene un hermoso estilo barroco, la Iglesia Romano-Católica en la parte alemana, el Ayuntamiento que tiene un estilo neoclásico, la antigua estación en donde se detenían los trenes camino a Transilvania, y la Plazoleta Joseph Constatin Drăgan, que está entre el puente y el Ayuntamiento con un estilo clásico.

Fotografías de Kimmo Räisänen, ronada.com, ronada.

0 Comentarios

Little Hollywood: El paraíso perdido del Western

17 de septiembre de 2014

Mar Santiago

little hollywood

Ubicado en Kenab, un pequeño pueblo del estado norteamericano de Utah, Little Hollywood fue un día la meca del cine de género del Lejano Oeste. Por sus inhóspitos y salvajes parajes campaban a sus anchas famosos como Clint Eastwood o el mismísimo y ultraconservador presidente de los EE.UU., Ronald Reagan, cuando aún era tan sólo uno de los peores actores de la meca del cine.

Sin duda, el auténtico ídolo fetiche de Little Hollywood sigue siendo el masculinísimo, machísimo, aguerridísimo John Wayne, azote de los pobres y malísimos pieles rojas que huían despavoridos del lugar nada más avistar el sombrero de Mr. Wayne. Tanta huella dejó este hombre en el lugar que incluso hoy, en el museo que existe en la localidad, se vende papel higiénico con su cara como recuerdo del paso por el Little Hollywood Movie Museum.

little hollywood

Aquí ya casi no se ruedan películas, aunque hubo una época en que era un no parar, con títulos tan atractivos como ‘Billy the Kid’, ‘Buffalo Bill’ o ‘Alí Babá y los 40 ladrones’, que no era de vaqueros, pero necesitaba desierto. Lo cierto es que por aquellos tiempos, durante décadas no hubo nadie de Kenab que no participara en alguna producción cinematográfica.

Hoy añoran esa época, pero resulta mucho más barato rodar en otros parajes, incluso en otros países. Además la zona es espacio protegido, al encontrarse dentro de la red de Parques Nacionales.

Fotografías de Salvez Dodd, Troy Snow, Robert Cutts, Pleter Ederman
Licencia Creative Commons y/o Public Domain y Little Hollywood Movie Museum.

0 Comentarios

Parque Nacional Cape Breton Highlands

16 de septiembre de 2014

Maritza Cárdenas

Parque Nacional Cape Breton Highlands 2
En el nororiente de Canadá está la provincia de Nueva Escocia y en ella está la isla del Cabo Bretón, que es un sitio en donde puedes visitar un sitio natural que te quitará el aliento. En la parte más al norte de la isla está el Parque Nacional Cape Breton Highlands, que es el segundo en tamaño en la parte Atlántica del país y el más grande de las provincias que tienen costas en el mar.

La única forma de llegar hasta este parque es en automóvil de alquiler, ya que hay autobuses, pero de forma irregular. Allí puedes llegar en cuatro horas desde la ciudad de Halifax, aunque tienes que ir preparado porque la carretera tiene tramos con bastantes curvas y empinados, y además hasta allí llegan varios ciclistas por lo que se debe compartir la vía y tener mucho cuidado.
Parque Nacional Cape Breton Highlands 1
El Parque Nacional Cape Breton Highlands es famoso en todo el país por sus impresionantes paisajes de montaña que se mezclan con los colores del océano. En un paseo por este sitio te puedes encontrar con cañones que han sido esculpidos a través de los siglos por ríos, que luego llegan a mesetas llenas de bosques y que están a su vez rodeadas por el Océano Atlántico.

Este parque cubre unos 950 kilómetros de vida salvaje y por ella pasa el famoso Camino Cabot, que es una autovía escénica que te lleva por los puntos más hermosos para ver de todo el parque. La vía llega hasta el Golfo de St. Lawrence en su parte más occidental, mientras que las costas orientales son mucho más suaves y tienen bahías y cuevas.

Además en toda esta extensión, de la cual también puedes recorrer trozos por los senderos marcados, puedes ver un poco más de doscientas especies de aves y mamíferos, algunos acuáticos que son fácilmente visibles desde las orillas; e incluyendo algunos que están en vía de extinción. Si quieres disfrutar de todos los paisajes con diferentes tipos de luz, te recomiendo acampar, así puedes disfrutar del cielo nocturno y de los hermosos atardeceres y amaneceres.

Fotografías de Padraic Ryan, glangille, Chensiyuan, Aconcagua, Bosintang.

0 Comentarios

Lagos y aguas termales en el Parque Shiretoko

16 de septiembre de 2014

Maritza Cárdenas

Shiretoko 1
La Península de Shiretoko la encuentras en la parte más hacia el oriente de la isla de Hokkaido, en el norte de Japón y en el Mar de Okhotsk. El nombre de este lugar significa el “final de la tierra” y está separado de la isla rusa de Kunashiri por el Estrecho de Nemuro, pero es visitado por muchos turistas que quieren descubrir sus tesoros naturales.

En esta parte del país puedes ir a visitar el Parque Nacional Shiretoko, que se dice que es una de las partes más inexploradas el país, teniendo una naturaleza que se conserva casi sin tocar por las manos del hombre. La forma más fácil de llegar hasta el parque es desde la población de Utoro, a donde puedes ir en autobús desde el aeropuerto de Memanbetsu en la ciudad de Ozora.
Shiretoko 6
Aunque una parte de este parque se puede recorrer en automóvil, para lo que podrías alquilar uno en Ozora o Utoro, una gran parte es inaccesible para cualquier vehículo, para proteger la naturaleza. Una visita a este lugar te recomiendo empezarla por los Cinco Lagos de Shiretoko, que son el atractivo principal y al que es más fácil llegar.

Los lagos del Parque Shiretoko están a una distancia moderada entre ellos por lo que es fácil verlos por los senderos que los unen, en un recorrido que no te tomará más de una hora en el más corto y de tres horas en el largo, que a veces está cubierto de nieve. Luego puedes seguir a las Cataratas de Kamuiwakka, que son consideradas unas de las maravillas naturales de Japón.

Aunque la llegada hasta este sitio es un poco más difícil porque es por un camino ascendiente que permanece húmedo, al llegar podrás disfrutar de unas cascadas que llegan a un manantial de aguas termales en donde te puedes bañar. Y para terminar, puedes ir al Paso Shiretoko, desde el que tienes unas excelentes vistas en días claros, hasta la vecina isla rusa.

Fotografías de 663highland, Captain76, Soica2001.

0 Comentarios
Entradas anteriores